Contacto | Mapa del sito | Idioma:
Guía de seguridad

Aplicaciones

  • La tecnología láser se ha empleado en la industria IT durante años y ayuda a las empresas de electrónica de consumo a
  • La tecnología láser se ha aplicado en la industria del empaque. Por ejemplo: los códigos en dos dimensiones marcados en
  • La tecnología de procesamiento láser es una tecnología avanzada en la producción automotriz, que ha sido aplicada para hacer
  • La aplicación de láser en la industria de procesamiento de hardware se ha convertido cada vez mayor. El láser ayuda a las
  • En la actualidad, el láser tiene un amplio rango de uso en procesos de gemología y joyería. Se utiliza para perforar piedras
  • La cortadora de oblea de silicona se aplica ampliamente en la industria de baterías solares y la industria de los semiconductores
más >>
Ubicación : Casa > Servicio > Guía de seguridad >

Guía de seguridad

Normas de seguridad

Incluso el primer láser fue reconocido como potencialmente peligroso. Theodore Maiman clasificó al primer láser de tener el poder de un “Gillette” dado que podía quemar a través de una hoja de afeitar Gillette. Hoy en día, se acepta que incluso los láseres de baja potencia con sólo algunos mili watts de potencia pueden ser peligrosos para la visión humana si el rayo golpea directamente el ojo o si se refleja en una superficie brillante. A longitudes de onda en los que la córnea y el cristalino se enfocan bien, la coherencia y la baja divergencia del rayo láser significan que puede ser enfocado por el ojo en un punto extremadamente pequeño de la retina, dando como resultado quemaduras y daño permanente en segundos o incluso en menos tiempo.
Los láseres normalmente se etiquetan con un número de clase de seguridad, el cual identifica el grado de peligrosidad del láser:
La Clase 1 es segura de forma inherente, normalmente porque la luz está contenida en un recinto, por ejemplo en los reproductores de CD.
La Clase 2 es segura durante el uso normal; el reflejo de parpadeo del ojo evitará daño. Normalmente, de hasta 1 mW de potencia, por ejemplo, los láseres de los apuntadores.
Los láseres de La clase 3R (antiguamente IIIa) son normalmente de hasta 5 mW e implican un pequeño riesgo de daño al ojo dentro del tiempo de reflejo de parpadeo. Fijar la vista continuamente durante varios segundos posiblemente producirá daños en un punto de la retina.
La Clase 3B puede provocar un daño inmediato al ojo tras su exposición.
Los láseres de la Clase 4 pueden quemar la piel y, en algunos casos, incluso la luz reflejada puede provocar daño al ojo y/o a la piel. Muchos láseres de uso industrial y científico se encuentran en esta clase.
Las potencias indicadas son para láseres de luz visible, de ondas continuas. En cuanto a los láseres pulsados y de longitudes de onda invisibles, se aplican otros límites de potencia. Las personas que trabajan con láseres de la Clase 3B y de la Clase 4 pueden proteger sus ojos usando lentes de seguridad, los cuales son diseñados para absorber la luz de una longitud de onda en particular.
Infrared lasers with wavelengths beyond about 1.4 micrometres are often referred to as "eye-safe", because the cornea strongly absorbs light at these wavelengths, protecting the retina from damage. The label "eye-safe" can be misleading, however, as it only applies to relatively low power continuous wave beams; a high power or Q-switched laser at these wavelengths can burn the cornea, causing severe eye damage, and even moderate power lasers can injure the eye.